Archivo de la categoría: Clásicos.

“Última Isla” Lafcadio Hearn. Errata Naturae.

Imagen

Última isla.

Lafcadio Hearn.

Errata Naturae.

 Sinopsis:

La primera novela de un autor de culto, una pequeña obra maestra trágica y fascinante, inédita hasta la fecha en nuestro país.

Última Isla era el nombre de una isla barrera situada frente a la costa de Luisiana. El lugar se había puesto de moda por su estación balnearia y sus lujosos hoteles. Para escapar del calor y la fiebre amarilla, la burguesía de Nueva Orleans pasaba allí sus veranos, disfrutando despreocupadamente de una vegetación y un paisaje excepcionales. En agosto de 1856, el mar del Golfo de México se levantó y azotó con violencia este paraíso: dividió la isla en mil pedazos y se llevó consigo casi todo: a los nativos y sus hogares, a los adinerados turistas y sus hoteles. Hearn se sintió vivamente impresionado por las narraciones de aquel suceso, y a partir de éstas escribió Última Isla, su primera obra de ficción, una pequeña obra maestra trágica y fascinante, inédita hasta la fecha en España.

En ella nos relata cómo, al día siguiente de la catástrofe, un pescador español navega hacia los pedazos de tierra que habían formado parte de la isla para buscar algo de valor entre los restos, muchos de ellos sembrados de cadáveres. Una pequeña niña criolla todavía viva resulta ser su principal hallazgo. Aparentemente, sus padres han muerto en el huracán…

La nueva vida de esta joven, Chita, transcurre en un marco excepcional que Hearn conoce y describe a la perfección, con una prosa de tal intensidad musical que logra que el mar, el infinito paisaje lleno de islas del Golfo de México, el viento y la vegetación sean, tanto como sus inolvidables personajes, protagonistas de esta historia tan singular como cautivadora.

Última isla es la primera novela de Hearn donde la descripción de una tormenta que arrasa la isla donde las clases privilegiadas pasan sus vacaciones, queda grabado en la mente del lector como un sueño vivido.
Tal vez una de las mejores descripciones de un desastre natural que hayamos leído.

El autor:

Imagen

Lafcadio Hearn

(Leucadia, Grecia, 1850 – Yaizu, Japón, 1904)

Es para muchos un escritor de culto, recordado tanto por su curiosidad viajera y su personalidad como por su talento narrativo. Personaje cosmopolita, fino observador, siempre sutil y elegante, sus textos saben mostrar a la perfección esos «detalles» que normalmente pasan desapercibidos a los turistas descuidados. Por todo ello, Hearn es hoy un autor de referencia obligada para quienes quieran sumergirse no sólo en relatos y novelas memorables, sino también en la magia que esconden culturas tan dispares como, por ejemplo, la criolla de Nueva Orleans o Martinica, o el Japón tradicional. De su extensa y elogiada obra, en España se han publicado, entre otros, En el país de los dioses: relatos de viaje por el Japón Meiji, Kokoro y Kwaidan. En 2011, Errata naturae publicó Última Isla, su primera novela y en 2012 Youma, nombre de una esclava en la isla Martinica.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Clásicos.

“Los Watson” Jane Austen. Nórdica libros.

Los Watson.

Jane Austen.

Nórdica libros.

Emma Watson asiste a su primer baile. Su belleza e ingenuidad harán que todas las miradas se centren en ella. ¿Es eso la felicidad para una joven en la Inglaterra previctoriana…? Con este pretexto, Jane Austen nos habla de nuevo de la condición de la mujer de su época, de su limitado papel en la sociedad y de su falta de recursos propios.
Comentario:

Para quien no haya leído nunca a Jane Austen ésta es una pequeña historia donde todos los elementos que componen su obra están presentes.
Emma Watson regresa a la casa de su padre después de vivir con su tía que se ha vuelto a casar. El panorama no es bueno: una hermana celosa, un padre enfermo, un hermano mediocre…Pero Emma asiste a su primer baile en la localidad.

La novedad de su llegada y su belleza acapara todas sus miradas.
Jane Austen nos describe la falta de recursos de una mujer en la sociedad de la época, las clases sociales…y una historia de amor.

Los Watson es una obra inconclusa de Jane Austen, en esta edición se incluye un breve epílogo con lo que sería la resolución de la historia de Emma.

Las ilustraciones de Sara Morante que acompañan al relato completan la obra de una forma magistral.

Tengo que mencionar que “Los Watson” en la edición de Nórdica libros, ha sido uno de los 3 primeros títulos en el ranking de ventas en la feria del libro de La Coruña, en la participamos en agosto de 2012.

Esto demuestra que los clásicos siguen estando vigentes.

La autora:

Jane Austen (Steventon, 1775-Winchester, 1817). Novelista británica. Séptima hija de una familia de ocho hermanos, su padre se encargó personalmente de su educación. En 1801, los Austen se trasladaron a Bath y luego a Chawton, un pueblo de Hampshire, donde la escritora redactó la mayoría de sus novelas. Apacible, sereno y equilibrado es su modo de escribir, y describe con sutil ironía el ambiente de la clase alta rural del sur de Inglaterra. El interés de sus obras reside en los diferentes matices psicológicos de sus personajes, y en la descripción, con una buena dosis de crítica, del ambiente social en que sitúa a sus protagonistas, que no es otro que el suyo propio, el de la burguesía acomodada.

La ilustradora:

Sara Morante (Torrelavega, 1976). Estudió Artes Aplicadas en España y en Irlanda. Recibió el Premio Nacional de Arte Joven, categoría ilustración, de la Dirección Gral. De Juventud del Gobierno de Cantabria en el año 2008, y sus trabajos han sido seleccionados y expuestos en el IV Premio Nacional de Litografía Ciudad de Gijón 09, Inmersiones 09 y Espacio Zuloa de Vitoria (ilustración ganadora del Good Shi(r)t, 2010).  Asimismo, colabora asiduamente en prensa y publicidad (www.saramorante.com).

Deja un comentario

Archivado bajo Clásicos.

“Las doce sillas” Ilf y Petrov.

Las doce sillas es un clásico indiscutible de la literatura rusa del siglo XX. Ambientada en la Rusia soviética de los años 20, recrea el ambiente de la Nueva Política Económica propiciada por Lenin con un pretexto de gran rendimiento: la búsqueda por toda Rusia de doce sillas idénticas, en una de las cuales una dama de la antigua nobleza ha escondido unos diamantes. El héroe principal es un pícaro timador lleno de ingenio y recursos, que se aprovecha de la avaricia o estupidez de los burócratas, comerciantes, antiguos aristócratas, miembros del clero y demás personajes que pueblan la obra. A pesar de su desfachatez, se gana la simpatía del lector, que a menudo lo identifica con una especie de justiciero popular. El resultado es una comedia extraordinaria en el tono de los mejores Lubitsch, Mark Twain o Conan Doyle.

Opinión:

“En la capital de provincias de norte había tantas peluquerías y negocios de pompas fúnebres que parecía como si los habitantes de la ciudad nacieran sólo para afeitarse, cortarse el pelo, refrescarse la cabeza con una loción e inmediatamente después morir.”
Éstas son las primeras líneas de una historia que te atrapará; su estilo satírico no dejará de sorprenderte, regalándote en cada una de sus páginas un divertimento continuo.
El protagonista, Bender, es un ladrón sin escrúpulos y sin moral. Su única meta es conseguir un tesoro oculto en una silla y no dudará en casarse con una mujer, engañar, estafar, robar o lo que sea con tal de conseguirlo. Al ladrón le acompaña un antiguo aristócrata que pretende recuperar el tesoro de su suegra. Les persigue en la búsqueda el sacerdote de la ciudad,  del cual Ilf Y Petrov crean un personaje despreciable.
Ilf y Petrov, los escritores, nos conducen por una Rusia comunista plagada de personajes y situaciones que, entre absurdos, muestra una sociedad en tránsito político.
¿Por qué leer Las doce sillas?… Por ser divertida y amena; por ser un descubrimiento para los que en la biblioteca de la memoria lectora, teníamos una estantería dedicada a la literatura rusa donde había poca luz y las historias nos parecían un tanto tristes; esta novela será el caramelo que nos cambie el regusto. Mucha es la literatura rusa que nos hizo pensar que estos escritores sólo sabían hacerlo con plumas cargadas de tinta densa y, con los años, una mira en las librerías y cuando se olfatea gira hacia otros orígenes. Los populares Ilf y Petrov alegraron a los lectores en los años veinte y, sin duda, en este presente nuestro lo seguirán haciendo.

Marixa Gil.

Deja un comentario

Archivado bajo Clásicos.