Archivo mensual: noviembre 2016

“Sobre la imposibilidad de publicar”. Antonio Fernández York.

sobre-la-imposibilidad

Más de un autor se habrá sentido abatido ante el rechazo a publicarle por parte de las editoriales en las que presenta su manuscrito.

¿Cómo hacer entonces para que vuestra amada obra que tantos sudores os ha costado, se posicione en las estanterías de las librerías?. Fácil. Después de pegar cuidadosamente los cuadernillos, creáis una portada que sea reconocible por el público lector en general. Pongámos por ejemplo que queréis que os publique Editorial Acantilado, pues la portada ha de ser negra con una franja superior roja y una ilustración acorde con el resto de la colección. Una vez preparado el ejemplar os acercais a una librería, lo colocáis entre la colección y ya está. Vuestro manuscrito está entre Tolstoy, Zweig, Simenon…

¿Que queréis que os publique Anagrama?, pues portada amarilla y adelante.

El problema viene después cuando el librero no lo encuentre en su base de datos al solicitar un lector su adquisición. Pero eso da igual, a tí te ha publicado una de las grandes.

Esta y otras ideas a cada cual más cómica e irreverente se concentran en una serie de cuentos con un hilo conductor, la imposibilidad de publicar y el mundo literario.

¿He dicho un hilo?, muchos, hay muchos entrelazados y todos en perfecta conexión.

En sus páginas encontramos escondidos a personajes como Ignatius Really, o autores de la literatura universal como Cortázar, Unamuno, Pirandello…siempre con Mary Shelley de fondo.

El autor, Antonio Fernández York, que es seudónimo (ya empieza a tomarnos el pelo en su biografía) nos describe su libro en cuatro palabras: Disperso, catártico, irónico, ameno y autocomplaciente.

Un aplauso a Ediciones del viento por su publicación, ya no hace falta que el autor esconda subrepticiamente su libro por las estanterías, ya está en ellas desde hace poco.

La reseña en Los libreros recomiendan.

2 comentarios

Archivado bajo Reseñas literarias

Club de lectura “Me llamo Lucy Barton”, Elizabeth Strout. Ediciones Duomo.

AAFF_Cubierta_NEVO AMORES.indd

En una habitación de hospital en pleno centro de Manhattan, delante del iluminado edificio Chrysler, cuyo perfil se recorta al otro lado de la ventana, dos mujeres hablan sin descanso durante cinco días y cinco noches. Hace muchos años que no se ven, pero el flujo de su conversación parece capaz de detener el tiempo y silenciar el ruido ensordecedor de todo lo que no se dice. En esa habitación de hospital, durante cinco días y cinco noches, las dos mujeres son en realidad algo muy antiguo, peligroso e intenso: una madre y una hija que recuerdan lo mucho que se aman.

779937_27849-boghosian_strout2

La autora:

ELIZABETH STROUT nació en Maine, pero desde hace años reside en Nueva York. Es la autora de Olive Kitteridge, novela por la que obtuvo el Premio Pulitzer y el Premi Llibreter, Los hermanos Burgess, Abide with Me y de Amy e Isabelle, que fue galardonada con el Art Seidenbaum Award de Los Angeles Times a la primera obra de ficción y el Heartland Prize del Chicago Tribune. También ha sido finalista del Premio PEN/Faulkner y el Premio Orange de Inglaterra. Sus relatos se han publicado en varias revistas, como The New Yorker y O, The Oprah Magazine.

“Me llamo Lucy Barton” se encuentra en la colección Nefelibata de Ediciones Duomo y la cita es el 14 de diciembre, miércoles,  en Librería Lume (C/ Fernando macías nº 3. 15004 La Coruña), a las 20:15h.

Aquí reseña en Los libreros recomiendan.

«Sus novelas lo tienen simplemente todo. Su mirada,
de una altura vertiginosa, no pierde ni un solo detalle.»
Paolo Giordano

«¿Cómo lo hace? ¿Cómo consigue generar este
desasosiego con un libro tan directo al tiempo
que elusivo? Puro talento, supongo.»
Carlos Zanón

«Posee una indudable pericia para convertir
detalles ínfimos en espejo de lo universal.»
Flavia Company

«Una elegía sobre los seres que quisimos y siempre
querremos por encima de las decepciones y las heridas.»
J. Ernesto Ayala-Dip

«Strout reviste lo ordinario de una fuerza asombrosa.»
The New Yorker

Deja un comentario

Archivado bajo Club de Lectura