“La mano del muerto”.R.L. Rodríguez.

14358659_535594756644213_7832653506671558835_n

Por lo general, cuando se redacta la reseña de un libro se suele comenzar por el argumento del mismo cosa que yo hoy voy a obviar pues considero que con un par de puntos o tres queda bien claro el argumento y tipo de novela de la que os voy a hablar.

¿Por qué comentar “La mano del muerto”?, os preguntareis, por la sencilla razón de que me ha fascinado, sorprendido y entretenido mucho su lectura. Cualquier lector avezado que haya tenido en sus manos y leído alguna de tantas novelas negras americanas me dará la razón y comprenderá el poso y la sonrisa que quedan al volver la última página de este libro.

Cuando leí la reseña editorial lo primero que se me pasó por la cabeza fue “otro más de lo mismo” y como mi madre, gran lectora de novela negra, dijo una vez…ya está todo inventado. Pues no.

Seguramente alguien recordará mi opinión acerca de “El caso Harry Quebert”, opinión que al parecer comparte la revista Jot Down y que básicamente es que Joel Dicker quiso y consiguió realizar una gran parodia de la novela negra. Y si un suizo puede parodiar a los americanos…¿porqué un español no puede rendirles un homenaje?, cosa que creo que R.L. Rodríguez realiza en su novela a los grandes originales. Los de verdad. Los inolvidables. Los que hay que leer. La base de mucho de lo que se publica hoy en día y que sin ellos probablemente este estilo ni existiría.

Y aquí como en los libros de Raymond Chandler, por poner un referente, la narración es bien sencilla, sin vueltas de tuerca, ágil a la vez que pausada, directa, sin descripciones largas y pesadas, lenta y calmada aunque realmente el protagonista está en una carrera contrarreloj. Todo en su justa medida, consiguiendo una ambientación cargada de humo de tabaco, Bourbon, frío, música, persecuciones en coche a 20km/h que nos traslada a los años 50. Gran década la de los 50, donde los detectives hacían trabajar sus células grises, como diría Poirot, y tenían la santa paciencia de esperar a que el malo saliera de su cubículo, sentado en este caso en su DeSoto Custom. Y santa paciencia la del lector que pasa una página tras otra sin poder parar pues la narración no parece tener acción ni límites. Vaya si tiene.

Para los lectores que aparte de disfrutar de la lectura la destripan cual crítico literario que se precie…diré que el nudo es todo el libro y el desenlace aparte de imprevisible demuestra el buen hacer de J.L. Rodríguez en el trato al protagonista, Mike Thronhill, una mezcolanza de Mike Hammer, Philip Marlowe, Lew Archer y el mítico Perry Mason, que demuestra que no todos los ex-policías reconvertidos en detectives no tienen corazón.

En resumidas cuentas…un grato y placentero homenaje a la novela negra que hará que todos los lectores retomen lecturas y escenas de cine que hicieron época. Cine, si, ¿quién no ha visto 40 veces Gilda?.

Espero que “La mano del muerto” sea leído por más de 1280 almas.

Se lo merece.

La mano del muerto” está publicado por The Black House Editorial.

 

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Reseñas literarias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s