Archivo mensual: febrero 2014

Proust escritores con Jacobo Feijóo

Imagen

Jacobo Feijóo no recuerda dónde ha nacido, pero parece ser que la partida de nacimiento indica que es coruñés. Escribió su primer libro de cuentos con 6 años y en el colegio le reñían por contar siempre historias y tener demasiada imaginación.
Cuando se tomó esto en serio, no hace ni cuatro años, fue premiado en tres concursos de microrrelatos y actualmente lleva ya una decena de publicaciones. Es miembro de la Asociación de Escritores de Terror “Nocte” y un amante del terror gótico, si bien últimamente deriva más su actividad hacia la literatura lúdica, los “librojuegos”.

El cuestionario:

¿Qué es para ti un libro?

Una fuente de conocimiento. Con ellos aprendí cosas que nunca viviré, fui a sitios que jamás conoceré, me preparé para resolver cuestiones que la vida me plantearía, me enseñaron a imaginar. Un libro es la gran respuesta a todo, porque es el saber entero de toda la Humanidad.

El mejor sitio para escribir.

En silencio, por eso es más cómodo de noche y con las luces apagadas. Nada que desvíe mi atención, pues soy fácilmente distraíble.

Cuando abres la puerta y entras en una librería…

Me pongo de excelente humor y comienzo a mirarlo todo. Es como en el circo cuando decían “¡Pasen y vean…!” Empieza la magia.

Qué libro estás leyendo en estos momentos.

Como suelo hacer, dos o tres. Estoy muy metido con un par de librojuegos (principalmente por temas profesionales) y con una antología de relatos de la Gran Guerra.

¿Te acuerdas del primer libro que leíste?

Del primero, no. Pero sí del primero “serio” que logré acabar, en versión infantil-juvenil: “Moby Dick”. Antes leí libros infantiles que no considero relevantes. Con el de Melville me atreví con 7 años, creo, u 8 quizá…

Dinos cuál es tu escritor favorito.

No tengo. Lo que tengo son obras favoritas y son, sin duda “Calígula” de Camús y “Peter Pan” de Barrie. Pero eso no quita que sea un gran amigo de Borges, Tabucci, Bierce…

¿Y tu personaje literario preferido?

¡Eso sí! Me encanta el Capitán Garfio. Creo que tiene una profundidad que trituró Walt Disney en su versión infantil. Podría hablar horas de Garfio…

¿Con qué personaje literario te sientes identificado?

Generalmente con los perdedores incomprendidos. Bukowsky tenía una frase estupenda que, si bien no debemos tomar literalmente, expresa lo que quiero decir: “Soy un genio. El problema es que solo lo sé yo”. Son esos personajes los que me encantan: los genios a los que apedrean porque no los entienden.

¿Sigues un método a la hora de escribir? ¿Alguna superstición o manía?

Sí. Como te dije, el silencio. Necesito silencio. Aunque no necesario, ayuda mi pipa con tabaco rico, quizá una cerveza y un bolígrafo y papel. Aunque uso el ordenador para escribir, garabateo y “esquemaeo” mucho.

¿Qué libro te hubiera gustado escribir?

Todos aquellos que he admirado. Siempre repito mucho lo de “admiro todo aquello que no soy capaz de crear”.

¿A qué escritor/a te gustaría conocer en persona?

Creo que a ninguno. Prefiero idealizarlos. Son mis amigos aunque jamás nos hayamos comunicado más allá de los libros. Tengo cientos.

¿Papel o libro electrónico?

¿Bacon o jamón serrano? Son dos conceptos próximos pero distintos. Para leer “en serio”, papel. Para correos, noticias de periódico y textos cortos de “usar y tirar”, electrónico. Además, soy bibliófilo y no lector, por lo que necesito coleccionar libros en papel.

¿Has leído más de 5 títulos de un mismo autor/a? De quién.

Nunca leo menos de 2 del mismo autor, si puedo. Un solo título no te permite valorarlo. Pero cinco… déjame pensar… ¡sí! Con seguridad, Bukowsky. Y Terry Pratchett. Creo que también Eduardo Mendoza.

¿De qué palabras o frases abusas a la hora de escribir?

Creo que de ninguna. Mi problema son los ritmos, que hago muy irregulares. Me obsesiono mucho con uniformar el ritmo. Sin embargo, ahora que pienso, hay una palabra que la muy maldita siempre acaba apareciendo: “nefando”.

¿Qué talento, aparte del literario, te gustaría tener?

El de poder generar dinero con más facilidad. Lo digo en serio. Y bueno, uno fantástico sería el don de encontrar cosas perdidas. Me rechiflaría tener ese poder…

¿Cuál ha sido la mejor crítica que han hecho de tus obras?

Debería ser de lectura obligatoria en los Institutos”. Aprecio mucho la enseñanza y creo que la cultura es la solución al 90% de los problemas de la Humanidad.

Qué libro no has sido capaz de terminar de leer.

Varios. Pero me fuerzo mucho mucho y con lentitud hasta que los acabo.

¿Sueñas con libros?

Con los que me gustaría escribir, sí. Con los proyectos que tengo, también.

¿Cómo dedicas tus libros?

Individualizadamente. Jamás he repetido dedicatoria. Eso me hace tomarme un tiempo y pasarlo algo mal pero ¡es tan divertido!

¿Algún día has visto a alguien leyendo uno de tus libros? ¿Qué has sentido?

Sí. Interés. Me acerco, les digo que soy el autor y les pido críticas despiadadas. Me interesa mucho lo que opine el lector. Estoy para servirle, para satisfacer su fantasía.

¿Cuál es tu lema o frase favorita con la que más te identificas?

Tengo varias. “En el país de los ciegos, al tuerto se le apedrea hasta morir”, “Admiro aquello que no soy capaz de crear”, “Vivir para soñar, soñar para vivir”, “La vida es el espacio a rellenar entre el nacimiento y la muerte”. Esos ejemplos son algunos que suelo emplear a menudo.

Muchas gracias por vuestra entrevista, ¡me lo he pasado estupendamente!.

Enlaces al autor: Cultura Mortis, presentación “Monstruos del mar“.

2 comentarios

Archivado bajo Cuestionario Proust escritores.

Proust lectores con Marixa Gil.

Imagen

Nacer, lo que se dice nacer, lo hice, a la hora de comer, que es cómo nacen la mayoría de los vascos, y tuve suerte porque si bien no fue cosa mía, aterricé en San Sebastián. Tengo tantos años como un monolito joven y es por esto que pude, alguna ventaja tiene que tener, disfrutar de un Donosti donde las anécdotas ocurrían a tu lado, así que leer fue una cosa más de las que disfrutar.

Soy una pesimista de profesión y esta aptitud me ha valido para miles de cosas, más a más cuando sale el sol y en vez de comértelo, analizas los rayos a ver donde caen con mejor tino. ¡Vaya, otra de “comiendo”!

He sido un montón de cosas, sí, también cocinera, pero creo que no puedo decir que en todas fui feliz, aunque la profesión en que más tiempo estuve, en la que sí mereció la pena estar, fue la de chamarilera. Convivir con los anticuarios, libreros de viejo, coleccionistas y demás fauna que puebla el mundo de lo aprovechado muchas veces, me ha dado una visión muy literaria de la vida, una donde los libros, a pesar de mi pesimismo, no tienen por qué ser abstracciones de lo real.

He leído lo legible y lo que no se puede leer, sin perder el tiempo, ni con esas diez páginas de prueba que le regalas a un mal autor.

Siempre digo que soy de Altea, porque es aquí donde he vivido más de la mitad de mi vida, aquí he sido feliz y me hice un poco más persona. Por qué fui yo quien decidió vivir aquí y me adoptaron, me siento bien, los quiero y el lugar me regala eso que me gusta casi tanto como la literatura, la imagen que se puede contener en una fotografía.

Ahora el monolito tiene una edad, pero como todos ellos, anda pensando que aun no se hizo lo suficientemente mayor, por esto nunca tengo claro qué he de hacer mañana, lo que es una sorpresa y todos sabemos que los pesimistas odiamos las sorpresas.

Veo la realidad y la leo, todo el tiempo… Los puntos y aparte los dejo para imaginar.”

El cuestionario:

¿Qué es para ti un libro?.

Un libro es… una de las maneras, de los modos, de guardar y exponer el conocimiento; admitiendo como “conocimiento” la fantasía.

El mejor sitio para leer.

Cualquiera que no tenga ruidos desagradables… Creo que hay que cuidar el ambiente proporcionalmente al interés que me produzca la lectura. A menor interés mayor necesidad de comodidad.

¿El peor?

Cualquier lugar con mucha gente, o uno que me ofrezca algo cautivador… si lo que leo no es bueno, me disperso con facilidad.

Cuando abres la puerta y entras en una librería…

Me sobrecoge el orden, el color. Lo miro todo, intento controlar el sentido de la organización del librero. Y puedo recolocar alguna cosa que vea fuera de su lugar, una paranoia mía.

¿Qué libro estás leyendo en estos momentos?

Ninguno, pero tengo en mi poder El Bosque Animado, del gran Wescenlao, tal que tenga un rato lo tengo que estudiar.

Qué libro recomendarías que leyeran tus amigos.

Depende… Según el carácter, la personalidad… la mayoría lee compulsivamente.

A los que aman la política uno del maestro, el Marqués de Sade; a los que alucinan con romántico, La Historia de O y a los que aman la aventura, El Barón de Munchausen, por ejemplo.

(Había terminado de contestar, pero regreso para decir que mi lista el tan larga que no podría solo recomendar uno. Repasando autores y lecturas, he visto que tengo muy buenos amigos escritores. Qué lo son, por darme el gran regalo de la lectura.)

¿Cuál fue el primer libro que leíste?

No sé, tengo alguna duda, hace mucho de eso… Creo que hay dos, pero no sé cual fue primero, sé que uno me salvó como lectora.

Son, Mujercitas, de L.M. Alcott, un tocho que me regalaron por Reyes, y el mejor, Cuentos de Hadas Españoles, que era una colección de Editorial Molino. Este me salvó del aburrimiento del otro, que no me gustó nada. El de cuentos, no parecía un libro serio y ataqué con los que llegaban a casa del Círculo de Lectores. El que me dijo que un libro entretiene en modo adulto fue, Avenida del Parque 79, de H. Robbins. En casa ni se enteraron, creo que tenía unos nueve años y ya no paré de leer cosas impropias.

Dinos cuál es tu escritor favorito.

Es difícil decir esto. De los que he leído… muchos son mi favorito. Ya sé que suena mal, pero es que los amo por estilos, por historias… y en algún caso por ese minuto de pasión que me sacó de la realidad.

Soy lectora agradecida, claro que también puedo odiar al que me robó tiempo.

¿Y tu personaje literario preferido?.

Si el libro es bueno, si me gusta la trama… seguramente en ese momento habrá un favorito, o dos, o todos los personajes. Hay autores que no descuidan ni al más fugaz de ellos.

¿Con qué personaje literario te sientes identificado?.

Con ninguno, cada uno es protagonista de su propia historia, como yo lo soy de la mía.

¿Qué libro te hubiera gustado escribir?.

Dios, muchos, pero muchos… hay gente tan magnífica utilizando la palabra que es imposible decir uno.

Por ejemplo, un Viaje a la Alcarria, el de Cela, me pareció fantástico, pura magia de la descripción; un Platero de Juan Ramón, algo maravilloso, Alicia de Carroll…

A qué escritor/a te gustaría conocer en persona.

Tengo la idea, quizás por experiencia, que mucha gente “artista” incluidos escritores, me decepcionan cuando los veo en la vida real, prefiero no conocerlos. Pero de poder… creo que me encantaría charlar con algunos guionistas de cine o de series de televisión, esos sí que saben.

¿Papel o libro electrónico?.

Tablet. Me gustan los libros, son especiales, como pequeñas y únicas cajas donde contener las historias… muy bonito, pero realmente el tablet es mi favorito. Lo tengo todo en él, todo lo que deseo, puedo leer sin luz, puedo agrandar la letra… pero además me colma la curiosidad. Si no entiendo una palabra en segundos aparece el significado; si no conozco el lugar, lo veo.

Ahora, que quede claro que no hay nada más valioso para un lector, que un amigo librero, te facilitará la vida y no te hará perder el tiempo.

¿Cuál es tu lema o frase favorita con la que más te identificas?.

No tengo ninguna en mente. Soy cambiante, atolondrada, me disperso del mundo con demasiada facilidad, también con las frases serias.

Es curioso, puedo recordar un chiste cortito que me hizo mucha gracia, pero no una frase sería… se ve que no he llegado a eso.

¿Qué tipo de género literario te atrae más?.

Al final de mi vida lectora, después de haber caminado por casi todos los géneros, me decanté por la erótica, por lo menos este, si bien no siempre tiene una gran calidad, hace que me emocione mayormente. No me gustan las biografías, ni el drama, o el romántico, ni los libros que cuentan cosas demasiado reales…

¿Has leído más de 5 títulos de un mismo autor/a? De quién.

Conan Doyle. Highsmith, Boris Vian, Verne, Sade, Poe, Twain, Stephen King,Hemingway y muchos más que ahora no me vienen a la cabeza…

Qué libro no has sido capaz de terminar.

No recuerdo los títulos, pero creo que alguno de drama, o romántico, no me gusta ese tipo de literatura.

¿Qué utilizas como marcapáginas?.

Cualquier cosa, menos eso. Una vieja foto, un billete de tren y las mejores: santitos… me encanta mirar las tarjetas religiosas, las escenas suelen ser muy eróticas, incluso algunas hasta pornográficas… siempre para una mente enferma como la mía, claro.

¿Eres maniático/a la hora de usar o almacenar libros?.

Lo soy, maniática, pero me puede mi desastre personal, así que al final tengo los libros almacenados de mala manera. Cerca, lo que se dice cerca, solo tengo reservados un par de huecos, que contienen esos libros que me regalaron con cariño, alguno ni siquiera es literatura, más bien catálogos de arte o cosas así.

4 comentarios

Archivado bajo Cuestionario Proust lectores

Club de lectura marzo 2014. “Un viejo que leía novelas de amor”.

Imagen

Antonio José Bolívar Proaño vive en El Idilio, un pueblo remoto en la región amazónica de los indios shuar (mal llamados jíbaros), y con ellos aprendió a conocer la Selva y sus leyes, a respetar a los animales y los indígenas que la pueblan, pero también a cazar el temible tigrillo como ningún blanco jamás pudo hacerlo. Un buen día decidió leer con pasión las novelas de amor -«del verdadero, del que hace sufrir»- que dos veces al año le lleva el dentista Rubicundo Loachamín para distraer las solitarias noches ecuatoriales de su incipiente vejez. En ellas intenta alejarse un poco de la fanfarrona estupidez de esos codiciosos forasteros que creen dominar la Selva porque van armados hasta los dientes pero que no saben cómo enfrentarse a una fiera enloquecida porque le han matado las crías. Descritas en un lenguaje cristalino, escueto y preciso, las aventuras y las emociones del viejo Bolívar Proaño difícilmente abandonarán nuestra memoria.

Imagen

El autor:

Luis Sepúlveda nació en Ovalle, Chile, en 1949. Era muy joven cuando decidió ser viajero. De Punta Arenas a Oslo, de Barcelona a Quito, de la selva amazónica al desierto del Sahara, de las celdas de Pinochet al barco de Greenpeace, recorrió casi todos los territorios posibles de la geografía y las utopías. Y mientras viajaba, escribía. Hizo los estudios primarios en la escuela Francisco Andrés Olea (Santiago) y los secundarios en el Instituto Nacional. Después ingresó la Escuela de Teatro de la Universidad de Chile de la que se tituló como director. Años más tarde hizo una licenciatura en Ciencias de la Comunicación en la Universidad de Heidelberg, Alemania.

Ha recorrido desde muy joven casi todos los territorios posibles de la geografía y las utopías, y de esa vida inquieta y agitada ha sabido dar cuenta, como dotadísimo narrador de historias, en apasionantes relatos y novelas. En 1993 Tusquets Editores empezó la publicación de su obra con su célebre novela Un viejo que leía novelas de amor, traducida a numerosos idiomas, con ventas millonarias y llevada al cine con guión del propio Sepúlveda, bajo la dirección de Rolf de Heer y protagonizada por Richard Dreyfuss. Le siguieron “Mundo del fin del mundo”, un libro entre la investigación y la denuncia; “Nombre de torero”, su particular novela negra; “Patagonia Express”, un libro de viajes autobiográfico; “Historia de una gaviota y del gato que le enseñó a volar”, una inteligente narración para niños, y dos recopilaciones de relatos: “Desencuentros” y “Diario de un killer sentimental”, seguido de “Yacaré”. “La lámpara de Aladino” , “La sombra de lo que fuimos” (Espasa), “Historias de aquí y allá” (Belacqva )…

Desde 1997 vive en Gijón, España.

En esta ocasión contamos con la grata presencia del autor en nuestro club de lectura. Luis Sepúlveda nos visita para hablar del libro que hemos elegido, su trayectoria literaria y otras obras destacables de su autoría.

El acceso al club es libre para los lectores que quieran acompañarnos en esa tarde especial.

El título propuesto (al igual que otros del autor) lo tenéis disponible para su adquisición en nuestro local.

Libros que recomendamos del autor:

Nombre de torero, Tusquets, 1994
Mundo del fin del mundo, , Tusquets, 1996
Historia de una gaviota y el gato que le enseñó a volar, Tusquets, 1996
Desencuentros, Tusquets, 1997
Diario de un killer sentimental & Yacaré, Tusquets, 1998
La lámpara de Aladino, Tusquets, 2008
La sombra de lo que fuimos, Espasa, 2009

Historias de aquí y de allá. La otra orilla. 2010

Fuentes del texto: Editorial Tusquets y Wikipedia.

537128_686935871344939_912037890_n

En esta ocasión contamos con la grata presencia del autor, Luis Sepúlveda.

Deja un comentario

Archivado bajo Club de Lectura

Proust escritores con Juan Mariñas.

Imagen

Juan Mariñas nació el 4 de febrero de 1970. Hijo de una vendedora de pescado y un mecánico de barcos, se crió en el barrio de Los Mallos de La Coruña.Vivió en Madrid e Irlanda, una experiencia de año y medio de la cual salió a la luz su novela “En un lugar de Irlanda”.

Afable, sencillo, tímido, agradecido y cercano, Juan Mariñas es feliz escribiendo.

Ha publicado los relatos “El sol de Hatim”, “¿En qué piensas?” y “La otra ciudad”; y las novelas “En un lugar de Irlanda” (Inéditor 2008), “Piel de salitre” (espacio Cultura 2011) y “Migas de pan” (Espacio Cultura 2013).

Su frase favorita con la que más se identifica:

-Lo peor de todo no es que me hayas engañado… lo peor de todo es que me quieras convencer de todo lo contrario.

El cuestionario:

¿Qué es para ti un libro?

-Un sueño hecho realidad.

¿El mejor sitio para escribir?

-Cualquier lugar donde me sienta bien.

Cuando abres la puerta y entras en una librería…

-El amor salta por la ventana.

¿Qué libro estás leyendo en estos momentos?

-Las partículas elementales (de Michel Houllebecq)

¿Te acuerdas del primer libro que leíste?

-El primero que yo recuerdo fue uno de cuentos donde estaba el de El príncipe feliz (un cuento, por cierto, que recomiendo; es muy actual).

Dinos cuál es tu escritor favorito.

-Miguel Delibes.

¿Y tu personaje literario preferido?.

-Miguel Strogoff

¿Con qué personaje literario te sientes identificado?.

-Robin Hood

¿Sigues un método a la hora de escribir?.

-Sí.

¿Alguna superstición o manía?.

-Decir que no tengo supertición o manía.

¿Qué libro te hubiera gustado escribir?.

-El Quijote.

¿A qué escritor/a te gustaría conocer en persona?.

-A ninguno/a.

¿Papel o libro electrónico?.

-Papel.

¿Has leído más de 5 títulos de un mismo autor/a?.

-Sí.

¿De quién?.

-Miguel Delibes. Camilo José Cela. Manuel Rivas. Pérez Reverte. Henry Miller. Boris Vian….

¿De qué palabras o frases abusas a la hora de escribir?.

-La verdad es que, le dijo, sonrió, y le miró, ¿o no?

¿Qué talento, aparte del literario, te gustaría tener?

-Dominar a los demonios.

¿Cuál ha sido la mejor crítica que han hecho de tus obras?

-Cada vez alguien después de leerlas me dan las gracias por escribirlas.

Qué libro no has sido capaz de terminar de leer.

-De momento ninguno… hubo uno que casi casi, pero al final lo acabé.

¿Sueñas con libros?.

-No, con libras (y no inglesas, precisamente).

¿Cómo dedicas tus libros?.

-Con mucho cariño

¿Algún día has visto a alguien leyendo uno de tus libros?.

-Sí. Dos veces.

¿Qué has sentido?.

– Una alegría tremenda y ganas de darle las gracias (pero no lo he hecho, por no interumpir).

Deja un comentario

Archivado bajo Cuestionario Proust escritores.

Presentación “Monstruos del mar. Una antología de terror submarino”. 20 febrero 2014.

Imagen

Desde tiempos inmemoriales el hombre ha sentido un miedo, casi atávico, por el océano infinito, ese miedo ha conseguido inspirar las leyendas más terroríficas protagonizadas por los monstruos más impensables. Monstruos del mar es una antología que recoge los mejores relatos de los escritores de la asociación Nocte sobre estas criaturas. Relatos que recogen desde los monstruos clásicos como las sirenas, las náyades, los krakens o los trirones hasta engendros de nuevo cuño inspirados en los legendarios mitos de Cthulhu y que nos llevarán desde los viajes marinos del S. XIX hasta un futuro ciberpunk en el que habitan terroríficas bestias.

Víctor Conde reúne en esta obra a una nómina de escritores profesionales con unos currículums asombrosos, muy reconocidos dentro del género fantástico. De este modo consigue una obra ecléctica en los personajes, estilos y ambientes, pero estable en lo que a la calidad literaria se refiere. Los distintos estilos nos llevarán desde un terror más visual y contemporáneo, cinematográfico, a relatos que se acercan al terror y los ambientes decimonónicos, pero todos tienen en común estar protagonizado por monstruos marinos, criaturas alojadas en nuestra conciencia colectiva.

Desde relatos protagonizados por como las sirenas, tan presentes en la tradición literaria universal, hasta otros en los que es el propio mar el protagonista, esta antología penetra en lo más profundo de nosotros para recordar nuestros miedos atávicos.

Víctor Conde es un conocido autor de literatura fantástica en la que aborda tanto la ciencia ficción como la fantasía o el terror. Así mismo, también ha apostado por la literatura juvenil y ha publicado multitud de relatos en revistas especializadas.

Finalista del Premio Minotauro con Mystes (2004) y El teatro secreto (2005), Conde logró alzarse con el prestigioso premio fantástico en 2010 con su novela Crónicas del multiverso.

Relatos de:

Anna Morgana Alabau

Carlos L. Hernando

Ángel Luis Sucasas

Jacobo Feijóo

Laura Luna

David Marugán

Juan José Hidalgo

Juan Ángel Laguna Edroso

Joaquín Fernand

José Alberto Arias

DagónRubén Serrano

Mikel Rodríguez

Todo había sucedido muy rápido. Demasiado rápido, como pasa siempre. Ahora estaba viviendo en sus carnes lo que había leído tantas veces en las novelas góticas ambientadas en la mar. La tormenta, la zozobra, el naufragio. La soledad. La oscuridad. La congoja. El agua gélida. La confusión y las olas titánicas de fereza ciega. El abrazo de la Líquida Dama. Tildaba a la mar en femenino, pues consideraba que su carácter era cambiante, pasional, arrebatado, caprichoso. Así lo hacían todos los que tenían algún vínculo con ella. Otras veces, en el Caribe, era cálida, melosa, cautivadora, sensual incluso. Eran ambas facetas las que enamoraban a los marinos y luego los hacían estar tristes y mustios cuando, años después, la vejez los obligaba a desembarcarse. La mayoría terminaban alcoholizados sin saber adaptarse a tierra. Añoraban la compañía de su amada. Les fustigaba su ausencia. Se sentían como amantes abandonados….”

1781553_649171155142761_296910087_n

Jacobo Feijóo en Librería Molist

Para más información, en el blog de Cultura Mortis.

1 comentario

Archivado bajo Presentaciones y firmas.