“Las niñas buenas no van al polo Sur”. Arnesen. Interfolio.

ImagenLas niñas buenas no van al polo Sur.

Liv Arnesen.

Interfolio.

«Puedes alcanzar tu objetivo siempre que tus motivos sean honestos y estén en armonía contigo mismo y con las leyes de la naturaleza». Proverbio hindú

La Nochebuena de 1994, Liv Arnesen pisaba el polo Sur tras 50 días y 1100 kilómetros de travesía solitaria. Se convertía, así, en la primera mujer en llegar al polo Sur sin apoyos.

Parece algo difícil, un reto que pocos pueden alcanzar y, sin embargo, cuando el lector entre en este relato, verá que basta con transformar un «sueño» en una meta, racionalizar la manera de alcanzarla físicamente, planificarse para buscar financiación, y prepararse mentalmente para enfrentarse con las consecuencias y con el proceso –sean estos el éxito o el fracaso–.

¿Qué la meta es algo fuera de lo normal? Si, es cierto, pero, para algunos privilegiados, esto es sólo un pequeño detalle.

Los noruegos no aplauden mucho este tipo de hazañas, no les resulta increíble esquiar 50 días seguidos, así que Liv no es tan admirada por sus logros en el hielo como por los de fuera de él.

La autora:

DSC_2181_web

Una vida rica en experiencias, tanto en el hielo como fuera de él, han hecho de Liv Arnesen un ejemplo a seguir, reconocido internacionalmente, para jóvenes y no tan jóvenes. Entusiasta, aunque no fanática, de los deportes al aire libre, a Arnesen le interesa más el desarrollo y el progreso de niños y adultos. A través de sus distintas labores como exploradora polar, educadora y guía, Arnesen enciende la pasión de aquellos que quieren llegar más allá de sus límites y quieren cumplir sus sueños; compartiendo con todos ellos sus propias historias sobre la exploración en los lugares más remotos de la tierra.

Nacida en 1953 en Baerum, Noruega, sus padres la sumergieron, desde muy temprana edad, en sus grandes pasiones: el esquí nórdico y la historia polar. Su afición al atletismo y los deportes al aire libre llevaron a Liv a competir en deportes de orientación y esquí nórdico así como a ser entrenadora de alumnos de alto nivel, de este último deporte, en institutos.

Tras su llegada al Polo Sur en 1994, Arnesen fundó su propia empresa, White Horizons, en la que imparte programas entre niños y adultos para trabajar en equipo e imparte conferencias sobre motivación. Además de la exploración, Liv Arnesen ha entrenado y formado, durante más de veinte años, a estudiantes de todos los niveles y está comprometida en la rehabilitación de drogadictos.

Está licenciada en Filología y Literatura noruega, Historia y Deporte.

Suele pasar sus vacaciones de verano en Svalbard mientras trabaja como guía para la empresa en la que trabajó como directora de marketing antes de su expedición al Polo Sur. Arnesen disfruta con el alpinismo, el kayak y el ciclismo, además de ser una lectora insaciable.

Sus logros:

.-febrero 2001: Arnesen y Bancroft se convierten en las primeras mujeres en la historia en navegar y esquiar la Antártica. .-1996: Arnesen intenta escalar la cara norte del Everest, teniendo que descender debido al mal de altura. .-1992: Atraviesa la capa helada de Groenlandia siendo la primera mujer que lo logra sin ayuda.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura de viajes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s